Reflexión del Párroco PDF Imprimir Correo
Escrito por Padre Lucas Lafleur, msc.   
Sábado, 10 de Marzo, 2012

¡Un saludo cariñoso a los que nos visitan en la Web! ¡Cuanto tiempo! ¿Será que el párroco ha renunciado a la reflexión? ¡Dios no lo quiera!

El 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor, la Iglesia celebraba la Jornada mundial de la Vida Consagrada, día dedicado a aquellas y aquellos que han querido hacer de su vida una donación total al Señor, viviendo y compartiendo la existencia de todo el mundo... En nuestra Parroquia, somos dos comunidades religiosas (los Misioneros del S.- C. y las Siervas de Cristo Resucitado). Procuramos ser "presencia de humanidad", tejiendo relaciones de fraternidad y siendo signos de fidelidad en un mundo sumamente agitado y desafiante. ¡Gracias, Hermanas, por tan rico testimonio!

Nuestra vocación a la vida consagrada nació en nuestras familias. También sigue naciendo en la familia. Y siguiera naciendo ahí, si todos lo queremos y lo deseamos, si somos portadores de la llamada del Señor. Nos toca a todos. Oremos para que el Señor siga llamando a jóvenes y que nosotros seamos los intermediarios de esta llamada. ¡Un desafío para cada uno de nuestros hogares!

El 11 de febrero, día de la Virgen de Lourdes, la Iglesia celebraba la Jornada mundial del Enfermo. En esta ocasión se instituyó en nuestra parroquia el ministerio de "acompañamiento": personas que dedican de su tiempo a la visita y a la escucha de los que están retenidos en su casa por la edad, la enfermedad, etc.

Expresar las situaciones dolorosas con palabras, no las hace más agradables, pero sí ayuda a enfrentarlas y a veces a aceptarlas. Cuando el ser humano verbaliza sus sufrimientos, él espera apoyo, compasión y misericordia. Los acompañantes se vuelven confidentes y amigos entrañables del acompañado. Enhorabuena en este modo de ser el Corazón de Dios en Las Praderas.

Ya pasaron dos semanas de la Cuaresma 2012. "¡Conviértanse y crean en el Evangelio!" Una invitación a ponerse a pensar, revisar el enfoque de su vida, reajustar la perspectiva, seguir a Jesús... Descubrir la conversión como paso a una vida más plena y gratificante. Les invito a leer el recuadro de la primera página del Boletín de esta semana (cuestionamiento oportuno e invitación a redefinir nuestro modo de ser católicos.

Finalmente, les propongo detenerse sobre el último verso del "Hymne à l'amour" de Edith Piaff: "DIOS REÚNE A LOS QUE SE AMAN". Es el lema de nuestras reuniones cuaresmales en los Residenciales de Las Praderas... Me parece un modo gozoso de reconocer y celebrar que en la pareja, en la familia, en el club social, en la iglesia, es Dios quien nos llama y nos reúne... siempre y cuando hemos decidido amarnos y solamente amarnos. La familia (primera comunidad) y la iglesia (comunidad de comunidades) son, gracias a Dios, lugares de comunión, de compromiso social, de vida fraterna y sacramental, de meditación de la Palabra de Dios... NUESTRA MISIÓN: REUNIR LA GENTE EN EL AMOR.

Dios los bendiga rica y abundantemente,

Su amigo y hermano,

Lucas, msc